jueves, 30 de abril de 2009

Autoprogramación 6: Estrategias mentales 2/2

Existen 7 estrategias mentales naturales y son aquellas con las que hemos nacido. Son los parámetros lógicos de la humanidad, los comandos con los que funcionamos todos.

A las estrategias naturales las modelamos por medio de nuestras improntas, convicciones, creencias y opiniones.

Por lo tanto, y dado que las improntas, convicciones, creencias y opiniones, son también estrategias mentales, existen estrategias mentales que son positivas para nosotros (dándonos felicidad, éxito, y abundancia), y otras, que son negativas para nosotros, estas son las que causan la desgracia, la enfermedad y la muerte.

Todos los seres humanos, tenemos las 7 mismas estrategias naturales:
· Sexualidad,
· Salud,
· Lógica-Posesión,
· Amor-Dar,
· Empatía,
· Poder Psi,
· Fe.

Todos poseemos esas mismas 7 estrategias naturales en la misma medida, pero luego, les damos una forma u otra, dependiendo de nuestras estrategias mentales adquiridas (improntas, convicciones, creencias y opiniones).Y dependiendo de la forma que les damos, obtenemos unas cosas u otras.


Así pues, en realidad no existe éxito ni fracaso, sino, simplemente, resultados. Resultados que nos dan nuestras estrategias mentales adquiridas.

Si esas estrategias mentales, son las adecuadas, nos darán aquello que deseamos.

Y si no, nos darán cosas que realmente no deseamos.

Por eso, una persona, no obtiene lo que "desea", sino lo que es suyo "por derecho propio", por el derecho que le dan sus estrategias mentales.

Así pues, lo único que tienes que preguntarte es "¿Qué deseo?" y luego, cambiarte a ti mismo, para que tus estrategias mentales, sean aquellas que te permitan obtener aquello que deseas. Es decir, ¡tienes que adoptar las estrategias mentales que te otorguen el derecho de obtener lo que deseas!


Así pues ¿Quién decide lo que obtenemos en la vida? ¡Nuestro subconsciente! Es decir, la programación que hay en nuestro subconsciente.

Y eso son, las estrategias mentales.

Es decir, vivimos una experiencia, una circunstancia. Eso significa que estamos metiendo unos datos en el subconsciente.

El subconsciente procesa esa información, y automáticamente pone en funcionamiento la reacción que tiene programada para esa situación determinada.

¿Sencillo, no?




Gracias. Sé feliz y contagios@

¿Avisarías a los personajes de tu sueño?

El discípulo se reunió con su mentor espiritual para indagar sobre algunos aspectos de la Liberación y de aquellos que la alcanzan.
Por último, el discípulo le preguntó al maestro:
-¿Cómo es posible que un ser humano liberado pueda permanecer tan sereno, a pesar de las terribles tragedias que padece la humanidad?
El mentor tomo entre las suyas, las manos del perplejo discípulo y le explicó:
-Tu estás durmiendo. Supóntelo. Sueñas que vas en un barco con otros muchos pasajeros. De repente, el barco encalla y comienza a hundirse. Angustiado, te despiertas... Y la pregunta que yo te hago, es: Acaso te duermes, rápidamente de nuevo, para avisar a los personajes de tu sueño?
El maestro dice: "El ser liberado es como una flor, que no deja de exhalar su aroma y, suceda lo que suceda, no se marchita".







Gracias. Sé feliz y contagios@

Autohipnosis

La autohipnosis es una más de las herramientas que puedes utilizar en el entrenamiento de tu crecimiento personal, que te facilita alcanzar un estado en el que se produce el dialogo interior.
A través de la autohipnosis aprendes a movilizar tus mecanismos subconscientes, imposibles de manejar con tu voluntad consciente. La autohipnosis te permite desarrollar un control extraordinario sobre tus funciones orgánicas y sobre tu personalidad.
El aprendizaje de la autohipnosis puedes acometerlo tú mismo, el proceso requiere paciencia y práctica para alcanzar niveles de profundidad adecuados (dependiendo de cada uno), aunque, la forma más rápida y eficaz de empezar a manejar esta técnica, es solicitarle a un profesional que en una sesión de hipnosis normal, nos programe para acceder al estado con lo cual, empezamos a manejarlo de inmediato.
Al principio hay que practicar mucho para inducirse uno mismo la autohipnosis. Los músculos del cuerpo y la mente tienen que acostumbrarse a relajarse y dejar a un lado la parte analítica e intelectual.
Ejercicio de autohipnosis:
Este ejercicio requiere que te lo aprendas previamente, ya que cuando lo estés realizando no vas leer. También puedes grabarte las sugestiones, como si fueras a hipnotizar a otra persona y ponerte la grabación para realizar la sesión.
· Debes buscar el momento adecuado y el lugar adecuado. Procura prepararte un sitio donde no vayas a ser molestado. Esto es muy importante al principio, mientras tu mente no se familiariza con el proceso. Desconecta los teléfonos o cualquier otro tipo de aparato que pueda interrumpir tu ejercicio. Si quieres, puedes escuchar alguna música relajante. Vístete cómodamente y despréndete de toda prenda o accesorio que te pueda oprimir (cadenas, pulseras, reloj, cinturón, sujetador, etc.) Buscas el estado más cómo de tu cuerpo.
· Antes ponerte a hacer el ejercicio, deberás marcarte un objetivo concreto a conseguir en la sesión y defínelo con la mejor frase positiva que se te ocurra. Esta afirmación servirá de guía para que tu mente subconsciente acceda a buscar aquella memoria relacionada con tu objetivo.
· Puedes practicar este ejercicio sentado o acostado. Si estás sentado, mantén una postura cómoda, con la planta de los pies apoyadas completamente sobre el suelo (si lo prefieres, puedes quitarte los zapatos y apoyar los pies directamente sobre el suelo o sobre una alfombra). Tu espalda ha de estar recta y pegada al respaldo de la silla. Tus manos, con las palmas hacia abajo, descansarán sobre tus rodillas. Si vas a hacer el ejercicio acostado (corres el riesgo de quedarte dormido y perder la guía consciente del ejercicio), busca la postura más cómoda que encuentres boca arriba, con el cuerpo totalmente estirado, las piernas ligeramente separadas y los brazos estirados junto al cuerpo, con las palmas de la mano hacia arriba.
· Levanta la vista, como si quisieras ver, desde dentro, un punto situado en tu entrecejo. Mantén la mirada fija en ese supuesto punto y no cierres los ojos, aunque empiecen a cansarse.
· Respira lenta y profundamente y concéntrate en tu respiración, mientras inspiras lentamente por la nariz y expiras lentamente por la boca.
· Cuando tus párpados no aguanten más, cierra los ojos. Concéntrate ahora en tus párpados cansados y pesados. Dentro de unos segundos notarás, que los párpados empiezan a relajarse hasta llegar al punto de que ya no te apetece abrir los ojos.
· Imagina ahora un punto de luz justo encima de tu cabeza. Es una luz blanca que baja hacia tu cabeza y, a medida que se va acercando a ti, va creciendo de tamaño y empieza a cubrirte el cuerpo, como una manta suave y agradable, que te envuelve por completo y que mientras desciende sobre ti, va relajando todo tu cuerpo.
· Suelta todo tu cuerpo y deja que se relaje, arropado por la luz blanca. Siente como tu cuerpo se va relajando, a medida que la luz baja y lo envuelve. Tu cabeza, tu cuello, tus hombros, tus brazos, tus manos, tu espalda, todo tu tronco, tu cadera, tus piernas, tus pies,… afloja todo tu cuerpo y abandónate.
· Luego imagina que estás en lo alto de una escalera con veinte escalones. Al pie de la escalera hay una puerta que conduce a un lugar encantador. Comienza a contar desde veinte hacia atrás, mientras bajas la escalera. En los peldaños puedes leer las palabras “duerme” y “más profundo”, y siente como vas entrando en un estado más profundo de relajación con cada escalón que desciendes. Desciende has llegar a la puerta.
· En la puerta hay una placa con la palabra “Subconsciente”. Abre la puerta y entra en este lugar encantador. Imagina el lugar que te apetezca, una playa, un jardín, la montaña, una casa confortable y maravillosa,… lo que te surja en la mente. Sea cual sea el sitio, es un lugar muy agradable y confortable para ti.
· Intérnate ese lugar idílico y cierra la puerta tras de ti.
· Inúndate del lugar. Presta atención a los colores, a los sonidos, a los olores, a las sensaciones agradables y placenteras que te hace sentir, a las emociones que te despierta.
· Tómate tu tiempo y disfruta de ese, tu pequeño paraíso. Recórrelo, viéndolo, oyéndolo, oliéndolo, sintiéndolo, viviéndolo,…
· En tu paseo, descubres un cofre. Es precioso. Algo emana de él que te invita a abrirlo. Sabes que en su interior vas a encontrar algo que es para ti, un regalo, tal vez…
· No sabes qué es lo que encierra tu cofre, pero sabes que es la solución a tu problema y tu poderosa mente subconsciente sabe como utilizar tus memorias y tus recursos internos para encontrar la solución.
· Ábrelo y observa lo que hay dentro. Esa es la clave que te dará la solución.
· Ahora, obsérvate a ti mismo después de haber conseguido tu objetivo. Lo has conseguido, presta atención a esta nueva situación, los colores, los sonidos, los sabores, las texturas, los olores, entra en ti mismo y experimenta las sensaciones y ese sentimiento que se acaba de manifestar, presta atención a lo que te dices a ti mismo, a tu tono de voz diciéndote a ti mismo lo que estás sintiendo. ¡Has conseguido tu objetivo!
· Tómate tiempo para experimentar este momento y empaparte bien del sentimiento del objetivo conseguido.
· Luego, prepárate para abandonar ese lugar, pero llévate contigo la experiencia. No te importe abandonar el lugar, ya que podrás volver ahí siempre que te apetezca. La puerta, que ahora aparece nuevamente frente a ti, va a estar siempre ahí, esperándote. Abres la puerta y sales con toda seguridad y con enorme satisfacción y paz interior.
· Empiezas a subir por los mismos escalones por los que bajaste, mientras vas contando de uno a quince. Cuando llegues al número quince, el último peldaño de tu escalera, puedes abrir los ojos y te sentirás estupendamente, cargado de energía, de vitalidad y de optimismo.

Nota: Te dejo un ejercicio grabado en el próximo post.



Gracias. Sé feliz y contagios@

miércoles, 29 de abril de 2009

Apadrina a un niño


Hace ya unos cuantos años que colaboro con la ONG Comparte. Y, siempre que puedo, invito a todo el que conozco a que participe en la tan loable labor que se plantearon. Con muy poco puedes hacer mucho.

Mantén entrenada tu memoria

¿Te preocupa mucho que se te olviden con frecuencia algunas cosas? Ya no te preocupes más, en este vídeo encontrarás una serie de sencillos ejercicios que te ayudarán a tener tu cerebro más activo, flexible y con mayor capacidad de memoria...


Programación neurolingüística (PNL)

La Programación neurolingüística es un sistema para preparar («programar»), sistemáticamente nuestra mente (neuro), y lograr que comunique de manera eficaz lo que pensamos con lo que hacemos (lingüística), logrando así una congruencia y comunicación eficaz a través de una estrategia que se enfoca al desarrollo humano.
Estudia cómo nos comunicamos con nosotros mismos (comunicación intrapersonal) y cómo nos comunicamos con otros (comunicación interpersonal).
La Programación Neurolingüística (PNL) es una escuela de pensamiento pragmático que sostiene que en última instancia toda conducta humana se desarrolla sobre una "estructura" o "plantilla de pensamiento" aprendida, la cual puede ser detectada para ser modelada (copiada) por otras personas y obtener con ello resultados similares.
Sostiene que es posible cambiar o reprogramar esta estrategia o plantilla de pensamiento, si es que hay algo que la limite o para potenciar algún recurso, comportamiento o creencia, con el fin mejorar la calidad de vida.
La PNL define tres elementos como constituyentes claves de la conducta humana:
El sistema nervioso (el soporte neurológico).
El lenguaje que sirve para la comunicación externa e interna (con uno mismo) es verbal y no verbal.
La conducta que se puede aprender.
Es difícil establecer una definición concluyente de PNL, tiene características que la definirían como el arte y la «ciencia» de la excelencia personal. Deriva del estudio de cómo las mejores personas en distintos ámbitos obtienen sus sobresalientes resultados. Trata sobre las ideas y las personas, de comprender y organizar sus propios éxitos de tal forma que pueda disfrutar de muchos más momentos exitosos. Un objetivo es el de construir nuevas opciones de aprendizaje.
La PNL explica el proceso de aprendizaje de un proceso en una serie de etapas por las que pasa el individuo que aprende. Son cuatro
Incompetencia inconsciente (No se sabe qué es un coche y, mucho menos, conducirlo).
Incompetencia consciente (momento en el que más se aprende. El conductor es consciente de que no sabe conducir y lo intenta).
Competencia consciente (El conductor ya sabe conducir y presta demasiada atención al proceso como embrague, intermitentes, palanca de cambio de marchas...).
Competencia inconsciente (Se libera la atención del consciente. El individuo realiza la acción sin ser prácticamente consciente y puede dirigir así su atención para otras cosas. Así vemos a un conductor hablar, escuchar música, fumar, etc. mientras conduce).


Fuente: Wikipedia





Gracias. Sé feliz y contagios@

Postales con mensaje












Gracias. Sé feliz y contagios@

martes, 28 de abril de 2009

Entendiendo la depresión

La depresión (del latín depressus, que significa "abatido", "derribado") es un estado de abatimiento e infelicidad, que puede ser transitorio o permanente. En la mayoría de los casos, el individuo describe su estado, y así lo ven los demás, como "derribado, socavado en su potencialidad, debilitada su base de sustentación afectiva, desplazado su eje de acción usual y desganado".


La depresión es uno de los más importantes depredadores de la felicidad humana.
Muchos confunden estar triste con estar deprimido, ya que piensan que el estado de ánimo es el mismo. Sin embargo, no hay que confundir tristeza con depresión, pues la depresión no es simple tristeza sino que va mucho más allá.
Puede tener muchas causas, desde el estrés, hasta la genética y manifestarse de muchas formas, desde la fatiga a la angustia más atroz y puede tener graves consecuencias sociales, desde la pérdida de horas laborables hasta la autosupresión del individuo y es uno de los problemas más intrincados con que se enfrenta el hombre.
La depresión se manifiesta a través de los siguientes síntomas:
  • Bajo estado de ánimo: La persona con depresión, normalmente, se da cuenta de ello, aunque es frecuente que su entorno cercano, lo hayan notado también, ya que es visto como más callado, distante, serio, aislado, o irritable. Esto último puede ser un dato significativo del cambio en el carácter de la persona que padece depresión. Estar poco tolerante y sentir que solo a él le ocurren todas las cosas malas o que es él quien las provoca. El estado de ánimo puede variar a lo largo del día. El deprimido, nota que hay una parte del día, en que se siente más triste.

  • Pérdida del interés por situaciones o actividades que antes le producían placer. Esta es otra manifestación cardinal de la depresión. El deprimido ya no se interesa por las actividades que antes le gustaba realizar (ir al cine, salir con amigos, oír música, leer, el propio trabajo, etc.). Esto puede deberse, a que ya no disfruta al realizar esas actividades o a que su estado anímico se las dificulta.

  • Sentimiento de culpa: Este síntoma es muy frecuente en el deprimido. Puede pensar que está deprimido, por cosas o situaciones que hizo o dejó de hacer en el pasado. Es más, puede llegar a sentir que el estar deprimido es una forma de castigo, y que está pagando sus culpas a través de la enfermedad.

  • Ideas suicidas: El suicidio entre los deprimidos se da con alta frecuencia, aunque, médicos y terapeutas suelen tener miedo de preguntar sobre este aspecto, porque se supone que, si el deprimido no ha manifestado este tipo de inclinaciones, es que no ha pensado en ellas, o por lo menos, no ha pensado en ellas formalmente, y temen “darle ideas”.

  • Insomnio y otros trastornos del sueño: Quien sufre depresión, por norma general, no puede conciliar el sueño y duerme pocas horas al día, se despierta decaído y de mal humor. Aunque, se han dado algunos casos raros, en que un deprimido tiene hipersomnia (exceso de horas de sueño).

  • Disminución de energía: El deprimido lo manifiesta como una gran dificultad para moverse, para arreglarse, asearse, dificultad para iniciar labores mínimas o que requieran de esfuerzo para llevarse a cabo ("siento como si estuviera con las pilas bajas", "no tengo ganas de nada” , “lo único que me apetece, estar en la cama tumbado sin hacer nada", "hago las cosas como en cámara lenta").

  • Agitación y ansiedad: Estas son dos manifestaciones que se pueden presentar en una depresión, donde hay un componente sintomático ansioso importante. El deprimido mueve las manos o los pies de manera inquieta, juguetea con los cabellos, se seca las manos, se levanta y se sienta,.. etc.

  • Malestar físico: Es común que el deprimido presente una serie de malestares, poco sistematizados, pero que pueden ser severos: cefaleas, dispepsias, boca seca, nauseas, suspiros excesivos, sensación de respiración insuficiente, malestar muscular, etc.

  • Alteraciones gastrointestinales y pérdida de peso: Es frecuente que las personas con depresión, presenten bajo apetito o una disminución significativa de su peso corporal.

  • Disminución del deseo sexual: Se ha notada una baja en el deseo sexual (lívido), o disfunción eréctil en el hombre y anorgasmia en la mujer.

  • Manifestaciones diversas: Estas pueden ser de tipo hipocondríaco, estar buscando explicaciones en el funcionamiento de sus diferentes órganos y sistemas, acudir más frecuentemente al médico con dolencias poco sistematizadas. También pueden haber datos obsesivo-compulsivos, es decir el individuo tiene pensamientos repetitivos, que no puede apartar de su cabeza, y que son reconocidos como absurdos y la repetición de actos motores o rituales, varias veces, para estar seguro de que se hacen y están bien hechos.
Existen varios tipos de trastornos depresivos:
  1. Depresión severa: Se manifiesta por una combinación de síntomas que interfieren con la capacidad para trabajar, estudiar, dormir, comer y disfrutar de actividades que antes eran placenteras.

  2. Distimia: Es un tipo de depresión menos grave, incluye síntomas crónicos a largo plazo, que no incapacitan tanto, sin embargo, impiden el buen funcionamiento y el bienestar de la persona.

  3. Trastorno bipolar: Otro tipo de depresión es el trastorno bipolar, llamado también enfermedad maníaco-depresiva. No es tan frecuente como los otros trastornos depresivos. El trastorno bipolar se caracteriza por cambios cíclicos en el estado de ánimo: fases de ánimo elevado o eufórico (manía) y fases de ánimo bajo (depresión). Los cambios de estado de ánimo pueden ser dramáticos y rápidos, pero más a menudo son graduales. Cuando una persona está en la fase depresiva del ciclo, puede padecer de uno, de varios o de todos los síntomas del trastorno depresivo. Cuando está en la fase maníaca, la persona puede estar hiperactiva, hablar excesivamente y tener una gran cantidad de energía. La manía a menudo afecta la manera de pensar, el juicio y la manera de comportarse con relación a los otros. Puede llevar a que el individuo se meta en graves problemas y situaciones embarazosas.

  4. Depresión post parto: Las mujeres deben estar alerta a los cambios mentales que pueden experimentar durante el embarazo y después del parto. Los síntomas de lo que más comúnmente se le llama "baby blues" pueden comenzar de tres a cuatro días después del parto, y esto incluye cambios de temperamento, llorar repentinamente y problemas de concentración. Estos síntomas desaparecen, por lo general, diez días después del parto. Pero si se prolongan o se intensifican, se le llama depresión post parto y puede necesitar ayuda.
Se han postulado muchas posibles causas de la depresión pero algunas de ellas tienen un papel causal muy importante y comprobado, no sólo en la especie humana, sino también en los animales superiores.
  • La amenaza mas común que afecta la depresión es un sentido de perdida. Este sentido de perdida puede ser real o imaginario.
    Cosas tan simples, como no comer adecuadamente y no dormir adecuadamente pueden causar depresión.

  • Reacción a ciertos fármacos que puede afectar el humor de la persona. Todas las drogas afectan al cuerpo y al proceso mental de alguna manera. Si un medicamento resulta en toxicidad del cerebro o del sistema nervioso, una depresión extrema puede ser el resultado. La depresión toxica resulta cuando una persona toma mucho de un medicamento o sedativo durante un largo periodo de tiempo.

  • Si te notas deprimid@ a partir de la ingesta de un nuevo medicamento, consulta a tu medico inmediatamente.
Algunas causas físicas que pueden causar depresión:
  • Hepatitis, hipoglucemia, infecciones, problemas del sistema nervioso o del cerebro. Otros problemas glandulares como hipotiroidismo, hipertiroidismo, excesivas irregularidades hormonales de los ovarios.

  • Cólera reprimida hacia el interior de uno mismo.

  • Depresión reactiva, o reacción al sufrimiento, resultante de la perdida de un ser querido, un trabajo o de una oportunidad importante en la vida. Normalmente, disminuye con el paso del tiempo. La pérdida de un amigo cercano o pariente causa esta clase de reacción emocional.

  • Depresión bioquímica es causada por una alteración en el sistema químico del cuerpo.

  • Los pensamientos negativos y erróneos son la raíz de la mayor parte de las depresiones.

  • Bajo valor de uno mismo. Causa, refuerza e intensifica la depresión.

  • Expectativas poco realistas.

  • Lástima excesiva por uno mismo. Esto ayuda a reforzar el pobre concepto de uno mismo y, a la vez, empeora, aún más, la situación.

  • Comportamiento contradictorio con los propios valores morales o sistema de valores. Produce culpa real, y la culpa es un componente de la depresión.

  • Éxito, alcanzar una meta alta, obteniendo una posición alta, con las consecuentes demandas de un nivel alto de rendimiento puede hacer que el individuo se sienta amenazado y puede acabar en depresión.

  • Melancolía después del nacimiento de un niño.

  • Agotamiento físico.
Técnicas para combatir la depresión hay muchas:
La técnica de las cuatro columnas: Una de las técnicas principales de la terapia cognitiva es la de las cuatro columnas, donde las tres primeras, permiten analizar el proceso por el cual una persona ha llegado a estar deprimida. La primera columna registra la situación objetiva; en la segunda, la persona escribe los pensamientos negativos que se le ocurrieron; la tercera columna registra los sentimientos negativos y las conductas disfuncionales que resultaron de ellos. Los pensamientos negativos de la segunda columna se consideran un puente que conecta la situación con los sentimientos angustiantes. Finalmente, la cuarta columna se emplea para desafiar el pensamiento negativo sobre la base de la evidencia de la experiencia del paciente.

Terapia electro convulsiva: La terapia electro convulsiva (TEC), comúnmente llamada tratamiento de shock, ha tenido, desafortunadamente, mala prensa, en parte debido a su efecto de pérdida potencial de memoria, desde que fue introducida en los años 30.

La fototerapia: se recomienda como primera línea de tratamiento en el trastorno afectivo estacional (SAD).

La hipnoterapia: Las técnicas de hipnosis y auto hipnosis, desafortunadamente, denostadas por un amplio porcentaje de profesionales médicos y totalmente ridiculizada por los showman de espectáculo, así como las técnicas de bioprogramación y programación neurolingüística (PNL), pueden ser y son, de las técnicas más efectivas para la “curación” de la depresión, ya que el deprimido accede directamente al foco de donde parte el problema y tiene la posibilidad de modificarlo y, por lo tanto, modificar, a su vez, sus reacciones. Y, como diría un amigo mío, que consiguió resolver su depresión con estas técnicas: “Muerto el perro, se acabó la rabia”.

Consejos para tratar a una persona con depresión:
  • Ayúdale a que reciba el diagnóstico y tratamiento adecuados.

  • Aliéntale a seguir la terapia, hasta que los síntomas disminuyan o a buscar un cambio de terapia, si no mejora después de varias semanas.

  • Si la persona está medicándose, aliéntalo para que no lo deje, hasta notar una clara mejoría (a no ser, lógicamente, que la depresión pueda provenir de la ingesta del medicamento).

  • Consigue que evite el alcohol y otras drogas cuando tome medicamentos o esté bajo tratamiento.

  • Las personas con depresión necesitan apoyo emocional, paciencia y estímulo.

  • No minimices los sentimientos negativos, pero puntualiza las realidades y ofrécele esperanza.

  • No acuses a la persona de fingir enfermedad o de haraganería.

  • Incluye a la persona en salidas y actividades, pero no insistas demasiado si rechaza tu invitación.

  • No pases por alto sus comentarios sobre suicidio. Informa al terapeuta, si los comentarios sobre el suicidio persisten o parecen serios. Llama a urgencias si la persona está en peligro inmediato de un intento de suicidio real.

  • Vivir con una persona deprimida puede ser extremadamente difícil. Los grupos de autoayuda pueden dar apoyo a los individuos con depresión, al igual que a sus familias y amigos.

  • Dale todo el amor y la comprensión que te sea posible.

  • Convéncete y convéncele de que la depresión es un estado transitorio y que, con la terapia adecuada, pasará a ser historia en poco tiempo.

  • No te desesperes y sigue apoyándole. El resultado te compensará grandemente, cuando vuelvas a recuperar a tu amigo o pariente de siempre.
No estás deprimido, estás distraído






Gracias. Sé feliz y contagios@

Vencer al cigarrillo

Si has intentado dejar de fumar, sabes bien lo difícil que es.
Las personas que tratan de dejar de fumar atraviesan cambios tanto físicos como psicológicos.
Estas recomendaciones te podrán ayudar para sobrellevar el proceso.
Recomendaciones:
Bebe mucho líquido, especialmente agua.
Toma té aromático o zumos de fruta.
Limita el consumo del café, los refrescos, y el alcohol, ya que estos pueden aumentar tu deseo de fumar.
Evita el azúcar y las comidas grasosas.
Para la merienda, come alimentos bajos en calorías, como zanahorias y otras verduras, chicles sin azúcar, quesos bajos de grasa.
Procura no dejar de comer.
Haz ejercicio regularmente y con moderación. Únete, si te es posible, a un grupo de ejercicio, esto te proporcionará una actividad saludable y una rutina nueva.
Caminar regularmente es un buen ejercicio que no cuesta nada y es muy saludable.
Consulta a tu médico antes de empezar un programa de ejercicios.
Duerme más. Trata de acostarte una hora más temprano y descansa más.
Respira profundo.
Distráete. Cuando sientas el deseo de fumar, haz otra cosa inmediatamente, tal como conversar con alguien, mantente ocupado con una tarea, respira profundo.
Cambia tus hábitos. Toma una ruta distinta al trabajo, desayuna en un sitio diferente, o sencillamente, levántate de la mesa inmediatamente después de comer.
Haz algo para reducir tu estrés. Date un baño de agua caliente, lee un libro, o haz ejercicio, practica ejercicios de relajación y meditación.
Trata siempre......de recordarte todos los días el por qué estás dejando de fumar.
...de evitar visitar lugares que relaciones con el fumar.
...de desarrollar un plan para aliviar su estrés.
...de escuchar música suave que te relaje.
...de ver una película graciosa.
...de dejar de preocuparte por los problemas por un rato.
...de anunciar tu decisión a tus amigos, tu familia, y a tu grupo de apoyo, si lo tienes, para que te den ayuda.
...de evitar el alcohol. El alcohol reduce tus probabilidades para dejar de fumar permanentemente.





Gracias. Sé feliz y contagios@

Meditación guiada








Gracias. Sé feliz y contagios@

Insomnio: Alimentos que te pueden ayudar a dormir bien

Existen alimentos y plantas que, lejos de igualarse a los fármacos sedantes e hipnóticos, pueden ayudar a conciliar más tranquilamente el sueño y a obtener un descanso de mejor calidad.

Por ejemplo, los alimentos ricos en vitamina B, C, en calcio y magnesio pueden favorecer el sueño. Las vitaminas del grupo B se encuentran mayoritariamente en cereales integrales, en frutos secos, verduras y levadura de cerveza, entre otros.

Si alguna vez tuviste problemas para dormir, tienes que saber que no eres el único, ya que alrededor del 30% de los adultos, pasa una mala noche de vez en cuando, lo que le impide rendir al máximo al día siguiente.

Precisamente, tu rendimiento durante el día es lo que va a determinar si la falta de horas de sueño se transformó en un problema (sensación de decaimiento, irritabilidad, cansancio).

No importa cuantas horas duermas, lo importante es cómo te sientes al otro día. Hay personas que duermen 4 horas, pero al día siguiente se sienten bien. Ellos no padecen de insomnio.

El insomnio no es una enfermedad, sino un indicio de que algo funciona mal. En la mitad de los casos la causa es psicológica; la depresión, el estrés laboral, y los problemas de pareja pueden producir insomnio.

La alimentación puede afectar el sueño de manera positiva o negativa. Alimentos beneficios para ayudar a combatir el insomnio:

Buenos:
Plátano, yogurt, atún.
Carne magra y leche desnatada.
Pescado azul fresco (caballa, salmón, sardinas,…).
Semillas de girasol, de lino, de sésamo y de calabaza.
Carne roja, pescado, pollo sin piel, cereales, lentejas, vegetales de hojas verdes.
Controlar la ingesta de magnesio, ya que sus niveles pueden ocasionar un sueño ligero y el despertar a medianoche.
Lechuga.
Manzanilla y tila o una taza de leche caliente, antes de acostarte.

Inapropiados:
Café, bebidas de cola, te, chocolate, jarabes contra el catarro… (todas estas bebidas contienen cafeína).
Manteca, margarina, aceites, galletas, fritos.
Fundamental debes abandonar (si los tienes), los hábitos de comer entre horas y levantarte de noche para picar algo.

La perdida de peso es muy importante para evitar la apnea y poder conciliar el sueño.

Y, lógicamente, si programas tu cerebro adecuadamente, una vez averigües dónde comienza el problea, el insomnio desaparecerá por completo.




Gracias. Sé feliz y contagios@

lunes, 27 de abril de 2009

Película: El hombre que plantaba árboles






Si te ha sido de utilidad este material, puedes colaborar con el mantenimiento del sitio:

Gracias. Sé feliz y contagios@

Video: ¿Qué es la red neuronal?





Gracias. Sé feliz y contagios@

La sonrisa





Gracias. Sé feliz y contagios@

La ciencia (frase de Niels Bohr)





Gracias. Sé feliz y contagios@

Solo se necesita miedo (Fábula)

"Había una vez un rey de corazón puro y muy interesado por la búsqueda espiritual.
A menudo, se hacía visitar por yoguis y maestros místicos, que pudieran proporcionarle prescripciones y métodos para su evolución interna.
Le llegaron noticias de un asceta muy sospechoso y entonces, decidió hacerlo llamar para ponerlo a prueba.
El asceta se presentó ante el monarca, y éste, sin demora, le dijo:
-¡O demuestras que eres un renunciante auténtico, o te haré ahorcar!
El asceta dijo:
-Majestad, os juro y aseguro que tengo visiones muy extrañas y sobrenaturales. Veo un ave dorada en el cielo y demonios bajo la tierra. ¡Ahora mismo los estoy viendo! ¡Si, ahora mismo!
-¿Cómo es posible, inquirió el rey, que a través de estos espesos muros, puedas ver lo que dices en el cielo y bajo la tierra?
Y el asceta repuso:
-Sólo se necesita miedo, majestad."


Recuerda siempre que el miedo es capaz de hacernos ver como reales cosas que no lo son.



Gracias. Sé feliz y contagios@

Sonido terapéutico contra las dependencias y adicciones

Este sonido te ayudara a liberarte de las adicciones y dependencias de los químicos, ya sea tabaco o cualquier tipo de droga adictiva.

Siéntate cómodo en una silla en un lugar tranquilo, asegúrate de no tener distracciones, mantén los ojos cerrados, si lo deseas puedes visualizar con tu mente los problemas que te ha causado en el pasado esta adicción y las ventajas que te dará el dejarla.

Ajusta el volumen a un nivel adecuado, para escuchar con claridad pero que no sea molesto.

Utiliza este sonido en forma regular hasta poder dejar dicha dependencia por tus propios medios y sin ayuda.


Pulsa sobre la imagen para descargar el archivo de sonido:






Adelgazar 3.- Ondas cerebrales para adelgazar (audio)

(necesitas auriculares)

Este es un sonido extremadamente poderoso, actúa directamente sobre la hipófisis sincronizando la frecuencia adecuada para proveer el correcto funcionamiento de un organismo joven y vigoroso.

El sonido puede escucharse en cualquier momento, incluso durante el día, mientras desarrollamos otras tareas, porque además, produce una leve mejora de la concentración.

Este sonido tiene diferentes estimulaciones en al canal derecho y el izquierdo, es muy importante que se coloques los auriculares de forma correcta.

Las ventajas del uso de este sonido son:

Mayor performance cardiaca
Presión sanguínea normalizada
Función inmune superior
Mayor performance sexual
Niveles de colesterol mejorados
Grasa corporal disminuida
Mayores niveles de energía
Performance física mejorada
Huesos fortalecidos
Crecimiento del cabello
Una piel más joven y firme
Eliminación de arrugas
Masa muscular incrementada
Regeneración de los órganos más importantes que se encogen con la edad
Crecimiento de Tejidos y huesos en personas Jóvenes (menores a 20 años).



Pulsa sobre la imagen para descargar el archivo:









domingo, 26 de abril de 2009

El árbol del amor (Osho)

He oído contar la historiade un antiguo y majestuoso árbol, cuyas ramas se extendían hacia el cielo.
Al llegar la estación de las flores, mariposas de todas las formas, tamaños y colores, bailaban a su alrededor.
Las aves de países lejanos se le acercaban y cantaban cuando florecía y daba frutos.
Las ramas, como manos extendidas, bendecían a todos los que acudían a sentarse bajo su sombra.
Un niñito solía venir a jugar junto a él y el gran árbol se encariñó con el pequeño.
El amor entre lo grande y lo pequeñoes posible, si el grande no es consciente de su grandeza.
El árbol no sabía que era grande, sólo el hombre es consciente de eso.
La prioridad de lo grande siempre es el ego, pero para el amor nadie es grande o pequeño.
El amor abraza a quien quiera que se le acerque.
Así, el árbol comenzó a sentir amor hacia ese pequeño que solía ir a jugar cerca de él.
Sus ramas eran altas, pero las inclinaba hacia el niño, de modo que pudiera recoger sus flores y sus frutos.
El amor siempre cede; el ego nunca esta dispuesto a inclinarse.
Si te acercas al ego, sus ramas se estirarán aún más hacia lo alto; se pondrá rígido para que no puedas alcanzarlo.

Taller de crecimiento 10.- El autocontrol emocional

El autocontrol emocional es la capacidad que te permite controlarte a ti mismo y a tus emociones, en lugar de que estas te controlen a ti, restándote la posibilidad de elegir lo que quieres sentir en cada momento de tu vida.
Eres actor y hacedor de tu vida ya que de las pequeñas y grandes elecciones que realizas a diario, depende tu existencia.
Tú tienes la maravillosa posibilidad de hacer feliz o no tu vida, a pesar de las circunstancias y los acontecimientos externos.
Las circunstancias no son las que manejan tu vida, sino tú mismo, como sujeto activo, manejas tu felicidad dependiendo de la interpretación que haces de ellas.
Eres lo que piensas. Y, si aprendes a controlar tus pensamientos, te garantizo que podrás controlar tus emociones.
Los sentimientos son reacciones físicas provocadas por los pensamientos. Si no tuvieras cerebro, no sentirías. Se ha comprobado científicamente que con ciertas lesiones cerebrales, no se siente ni siquiera dolor físico.
Todas las sensaciones son precedidas por un pensamiento, por lo tanto, sin la intervención del cerebro no se pueden experimentar sensaciones.
Si controlas tus pensamientos, y puesto que las sensaciones y sentimientos provienen de los pensamientos, eres capaz de tener autocontrol emocional.
Tienes todo el derecho del mundo a elegir hacer, pensar y sentir lo que quieras, siempre y cuando, lo hagas de forma ecológica, es decir, que no perjudiques a nadie.
Sin embargo, hay muchas ideas irracionales o pensamientos distorsionados en nuestra sociedad que impiden nuestro autocontrol emocional y logran que nuestra vida no sea como realmente deseamos.
Tus sentimientos no son simples emociones que te suceden sin más, por cuestiones de azar o casualidad. Tus sentimientos son reacciones que eliges tener. Si eres dueño de tus emociones, si las controlas, no tendrás que elegir reacciones de autoderrota y sufrimiento.
Vamos a hacer un repaso de algunas de estas ideas y pensamientos distorsionados para que realices un autoanálisis y detectes cuáles son las creencias que te impiden un pleno autocontrol emocional.
El menosprecio
Una de las doctrinas que nos han inculcado a la mayoría, sea cual sea nuestra cuna, es que no debemos ser egoístas.
El término egoísmo, según el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, significa: "Inmoderado y excesivo amor a sí mismo, que hace atender desmedidamente al propio interés, sin cuidarse del de los demás".
Efectivamente, no debemos ser egoístas, pero eso no significa que amarte a ti mismo, cuidarte a ti mismo, pensar en tu bien, sean actitudes egoístas, pero, lamentablemente, nadie nos enseñó la diferencia tan abismal que existe entre amarse uno mismo y ser egoísta.
El amor a los demás está relacionado con el amor a nosotros mismos. Si no eres capaz de amarte a ti mismo, no serás capaz de amar verdaderamente a nadie.
Cuando hayas aprendido a reconocer lo que vales y lo bueno y extraordinario que tú eres, no tendrás necesidad de modificar tus conductas para agradar a nadie ni para obtener la aprobación de nadie.
Te amas a ti mismo y, a la vez, eres capaz de amar a los demás, de hacer cosas por los demás porque puedes dar y hacer cosas para ti mismo.
Ya no tienes problemas para amar o dar, ya no lo haces porque esperas correspondencia o gratitud sino, por el verdadero placer que se siente al ser generoso y amante.
Es posible que no te guste cómo te has portado en algún momento de tu vida, pero eso no te hace malo, nada de eso tiene que ver con tu autovaloración.
Tú vales por sólo el hecho de existir, de ser un serhumano. Tiene un valor intrínseco, ajeno a tus logros.
Es tan absurdo hacer que lo que tú vales dependa de tus logros, como que dependa de la opinión de otros. El resultado de tus actividades, de tus posesiones materiales, de tus triunfos o fracasos, no determina, de ninguna manera, tu valor como persona.
El propio cuerpo
No tienes mejor o peor cuerpo, eres tu cuerpo. Y, si no te gusta, es que no te aceptas a ti mismo como ser humano.
Seguro que la mayoría de las cosas que no te gustan de tu cuerpo, se pueden mejorar, haz de ello un objetivo a lograr. Y, si hay alguna cosa que no puedes cambiar, seguro que puede ser vistas con una óptica diferente.
No caigas en el error de aceptar los cánones de belleza impuestos por la sociedad, no dejes que los demás digan lo que debe ser atractivo para ti, rechaza las comparaciones y las críticas de los demás. Sólo importa lo que sea válido para ti.
La seguridad externa
No busques estar seguro en el mundo, esa seguridad es otra idea irracional ya que mientras vivamos en esta tierra y mientras el sistema no cambie, nunca podremos tener esa seguridad. La seguridad que debes buscar es la seguridad en ti mismo, tu seguridad interior que te permite tener confianza en ti mismo y en solucionar cualquier problema que se te presente.
No olvides que, por muy grandes que sean los problemas, tú eres más grande que ellos.
Dependencia psicológica
Se tú mismo, viviendo y escogiendo los comportamientos que elijas y desees.
El depender psicológicamente de alguien, (familiar, amigo, jefe, pareja, etc.), es una relación inconveniente, ya que no es producto de tu propia elección, sino que es un vínculo en el que te sientes obligado a hacer o ser algo que no quieres.
La prueba para saber si en una relación existe dependencia psicológica es analizar si realmente deseas ese tipo de relación. Si la respuesta es si, no es malo, porque es lo que tú has elegido, pero si la respuesta es que la necesitas o que te sientes obligado a mantenerla, aunque a menudo te moleste, significa que estás actuando irracionalmente.
La independencia psicológica implica: no necesitar a los demás. No, no desear a los demás, sino, no necesitarlos.
Tú eres responsable de tus propias emociones y los demás son responsables de las suyas. Nadie puede controlar tus sentimientos salvo tú mismo o que tú así lo quieras.
No vivir el presente
Solo existe el presente, el pasado ya no es y el futuro todavía no es, el único tiempo que es, es el presente. Solo existe un momento en el que podemos experimentar algo y ese momento es ahora.
Se pierden mucho tiempo y energías en recordar cosas del pasado y en intentar desvelar lo que nos traerá el futuro. Es muy importante que te hagas cargo de tu momento presente. Vives el presente, el ahora.
El pasado ya no existe ni volverá a existir jamás. Te puede aportar muchas experiencias, pero ya pasó. Quédate con lo bueno, olvida lo malo y listo.
El futuro no ha llegado todavía, nada sabes de él, lo puedes vislumbrar, planear, pero no detenerte en él, ya que aun no existe.
Este momento, el ahora mismo, es el único que tienes, por ahora… Por lo tanto, tienes que vivirlo, disfrutarlo, como si fuera el último.
La aprobación ajena
A todos nos gusta que nos aprueben. La aprobación no es un mal en sí mismo, pero, puede serlo, si se convierte en una necesidad en lugar de un deseo.
Es imposible lograr la aprobación de todos en todo lo que hagas. Todos somos diferentes. Además, cuanto más se busca aprobación, menos se encuentra.
El perfeccionismo
No es necesario hacerlo todo bien. La búsqueda constante del éxito en todo lo que hacemos, es desgastante y paralizante.
Está bien que algunas actividades las intentes hacer lo mejor posible, pero todo no tiene que salir perfecto.
La misma ansiedad que da plantearse hacer las cosas a la perfección, nos lleva muchas veces a hacerlas peor, ya que la ansiedad impide pensar con claridad, además, hacer las cosas a la perfección es una idea irracional, ya que la perfección no es un atributo de la naturaleza humana.
Haz lo que quieras hacer y no te prives de ese placer, solo porque quizás no lo hagas bien.
Puede haber ocasiones en las que, según tus propias reglas, fracases en algo, pero este fracaso puede ser productivo, puede servir de incentivo al trabajo y a la investigación. Lo importante es no equiparar el acto, a tu valor como persona. Se trata sólo de no haber logrado el éxito en esa tarea y no que tú no valgas.
La culpabilidad
Las emociones más inútiles son la culpabilidad y la preocupación. La culpabilidad no es solo una preocupación por el pasado, es la inmovilización del presente.
Aprender de las equivocaciones es una parte sana y necesaria del crecimiento y el desarrollo, pero experimentar culpabilidad, no, ya que este sentimiento te impide actuar correctamente en el presente por algo que hiciste en el pasado.
Este sentimiento es irracional no sólo porque te hace sentir molesto y deprimido, sino que es inútil porque, aunque le dediques el resto de tu vida a sentirte culpable, nunca lograrás cambiar lo sucedido.
En su lugar, dedica tu tiempo a hacer algo más constructivo, por ejemplo, a cambiar tu actitud con respecto a las cosas que te producen culpa.
La preocupaciónPor mucho que te preocupes por el futuro, no cambiará nada. No hay que confundir preocupación, con hacer planes, sólo es preocupación cuando, de alguna manera, te encuentras inmovilizado por algo que podría ocurrirte en el futuro.
La preocupación es un mal endémico en nuestra cultura. Casi todos los seres humanos pierden un tiempo enorme en preocuparse y esto no sirve para nada ya que ni un solo minuto de preocupación puede mejorar el futuro, al contrario, nos quita efectividad para vivir el presente.
La preocupación sólo te sirve para agregar estrés innecesario a tu vida y no te aporta nada positivo.
La depresión
Tú eres el único responsable de lo que sientes.
Sientes lo que piensas y puedes aprender a pensar diferente, si decides hacerlo. No vale la pena ser infeliz, estar deprimido o sentirse herido u ofendido.
Examina profundamente qué tipo de pensamientos te están llevando a esos sentimientos de debilidad que no te sirven para nada, más que para paralizarte y evitar que disfrutes del momento presente por pérdidas que, por más que te lamentes, nunca podrás cambiar.
La depresión es provocada por nuestros propios pensamientos negativos con respecto a la pérdida.
Por más que te deprimas, no lograrás recuperar lo perdido. Deprimirte solo te va a servir para agregar a la pérdida, el malestar que te infringes deprimiéndote y, en cima, no disfruta del presente.
La suerte
Creer en la suerte o el destino, es sentarse a esperar que las cosas pasen sin hacer nada para lograrlo, sin buscar lo que uno quiere. Lo racional es ser activos y hacer que sucedan las cosas que deseamos en lugar de sentarnos a esperar que se den solas.
Los prejuiciosTe han enseñado a pensar que “más vale malo conocido, que bueno por conocer” y eso es un prejuicio, aunque no lo sientas como tal. El prejuicio, se basa no tanto en lo que uno odia o le desagrada, como en el hecho de que es más fácil y más seguro quedarse con lo conocido. Eso te limita ya que te impide explorar lo desconocido.
Se espontáneo, elimina tus prejuicios y permítete conocer y tratar con gente e ideas nuevas.
Si no confías en nadie que no te sea totalmente familiar es porque no tienes confianza en tí mismo cuando te mueves en terreno desconocido.
Puedes decidir vivir dada día de una manera diferente, siendo espontáneo y vital o, temer a lo desconocido y quedarte igual, siendo el mismo de siempre.
Uniformidad y monotonía son lo opuesto del crecimiento personal. Tú eliges qué es lo que quieres para tu vida.
La ira
La ira es una reacción inmovilizante que se experimenta cuando nos falla algo que esperábamos. En general, proviene del deseo de que el mundo y la gente sean diferentes a lo que realmente son.
Cuando te enfrentas con circunstancias que no son las que quieres, te dices que las cosas no deberían ser así (te frustras), y entonces, eliges la reacción de la ira.
Puedes aprender a pensar de manera diferente. Lo más probable, es que sigas sintiendo rabia, irritación y desilusión, ya que el mundo no será nunca como tú quieres. Pero la ira puede ser eliminada si cambias el enfoque.
Recuerda que tú no puedes cambiar a las personas, sino que son ellas quienes pueden hacerlo y, a la vista está, no quieren hacerlo. Es tontería molestarse por cosas que no pueden cambiar.
En lugar de elegir la ira, puedes empezar a pensar en los demás como en seres que tienen derecho a ser diferentes a lo que tú quisieras que fueran. Puede no gustarte lo que ves o cómo actúan otros, pero no por ello, debes permitirte enfadarte o sentir ira.
La justicia
La decisión de luchar contra la injusticia puede ser muy admirable sin duda, pero la elección de dejarse perturbar por ello es tan irracional como la culpa, la búsqueda de aprobación o cualquiera de los otros comportamientos autofrustrantes.
Si dejas de buscar la justicia, hacer cuentas y compararte con los demás, seguro que tus relaciones interpersonales mejorarán.
En lugar de perder el tiempo en pensar que las cosas son injustas, puedes decidir qué es lo que realmente quieres y ponerte a buscar los medios para lograrlo, independientemente de lo que el resto del mundo quiera o haga.
La “deberización”
“Deberizar” es actuar como sientes que debes hacerlo, aunque prefieras otra forma de comportamiento (debes ser amable, debes cooperar con las tareas, debes estudiar aunque prefieras otra cosa, debes ser siempre bueno, debes comportarte como todos, etc.).
No pasa nada si no guardas la compostura o no entiendes. Nadie te está llevando lo cuenta ni te va a castigar por no ser algo que otra persona dijo que deberías ser.
Nunca puedes ser nada que no quieras ser.
No quiere decir eso, que estemos contra el mundo, es sólo que nos imponernos "deberías" que no queremos o que nos tensionan.
Hacer lo que queremos es libertad, siempre y cuando no atentemos contra la libertad de otro. Recuerda que la idea es decidir por ti mismo, no, influenciado por los demás.
Podemos equivocarnos, en nuestra elección, pero eso es asunto nuestro, por lo tanto, no "debemos" rendir cuentas a nadie de nuestros errores, que nos ayudan a crecer.

Según Albert Ellis, hay once juicios racionales específicos:

1.- No es una necesidad esencial para un adulto poder contar con el amor y la aprobación de todas las personas que para él son importantes.
2.- Sería conveniente no valorarse a sí mismo sobre la base de la suficiencia, las actitudes y los logros externos.
3.- No hay que acusar o castigar a otros ni a nosotros mismos por actos que cometamos tanto sea por ignorancia, trastornos emocionales o por lo que sea. Sí, aplicar medidas de protección (encarcelación, si es necesario) para corregir esos errores y que no se repitan en el futuro y que ese ser humano se convierta en alguien que puede vivir en sociedad.
4.- Habría que tratar de no interpretar como una catástrofe toda situación que no se presente como uno querría.
5.- Casi ningún caso de desdicha se debe a hechos externos, sino a los pensamientos internos (lo que nos decimos)
6.- Con sólo preocuparse por peligros en acecho y meditar sobre la posibilidad de que se produzcan hechos temidos no se evitan las situaciones desagradables.
7.- La actitud constante de elegir siempre el camino "fácil", evitando dificultades y responsabilidades, suele llevar a la indolencia, a los temores y al aburrimiento. No ser demasiado exigentes consigo mismos ni demasiado poco exigentes. Buscar el equilibrio.
8.- Toda persona tendría que tratar de adquirir un grado de independencia saludable, en lugar de apoyarse en y/o depender de otra persona más fuerte que uno mismo. La meta de la independencia total es irrealista e indeseable. Es irrealizable en nuestra sociedad ya que todos somos en cierta medida, interdependientes. Pero se hace la diferencia con la dependencia parasitaria y las pautas racionales de compañerismo, amistad y cooperación.
9.- Inevitablemente, la historia pasada de un individuo ha ejercido influencias sobre su conducta presente, lo cual no implica que tenga que seguir dirigiéndola, ni afectándola.
10.- De nada sirve preocuparse por los problemas y trastornos ajenos. No hay que confundir el deseo de brindar asesoramiento y ayuda cariñosa a los demás, con la tendencia a preocuparse excesivamente por ellos.
11.- Quien se pone como meta la perfección o el control absoluto de las exigencias de la vida suele sumergirse en el pánico y la ineficiencia. Errar es humano ya que el hombre es un ser falible. No esperar soluciones perfectas, que tal vez ni siquiera existan.

(Extractado del libro “El gran juego” de Carlos Martín Pérez)


Espero que te sea de ayuda.
Se feliz y contagios@.
Te quiero
Ricardo



No te obsesiones





Vivir el presente (cuento zen)

Un día, mientras caminaba a través de la selva, un hombre se topó con un
feroz tigre.

Corrió pero pronto llegó al borde de un acantilado.

Desesperado por salvarse, bajó por una parra y quedó colgando sobre el fatal precipicio.

Mientras el hombre estaba ahí colgado, dos ratones aparecieron por un agujero en el acantilado y empezaron a roer la parra.

De pronto, el hombre vio un racimo de uvas en la parra. Las arrancó y se las llevó a la boca.

¡Estaban increíblemente deliciosas!
Cuento Zen




Biblioteca gratis "Aprendiendo a Crecer"

Biblioteca gratis "Aprendiendo a Crecer" (I)





sábado, 25 de abril de 2009

La felicidad (cuento hindú)

Un gato grande ve cómo un gatito trataba de agarrarse la cola y le pregunta:

¿Por qué lo haces?

Y el gatito dijo: "Porque he aprendido que lo mejor
es la felicidad y mi cola es la felicidad"

Y el gato grande le respondió: "Yo también
sé que mi cola es la felicidad, pero me he dado cuenta de que, cuando la persigo se me escapa y cuando voy haciendo lo que tengo que hacer, ella viene detrás de mí por donde quiera que yo vaya"

Cuento hindú





Palabras de Confucio




viernes, 24 de abril de 2009

Taller de crecimiento: Tips para disfrutar tu día al 100%





Ejercicio: Declaración para atraer abundancia y prosperidad


Como ya te he explicado en otro post, a fuerza de repetirle sugestiones a nuestro subconsciente, conseguimos generar los hábitos y estos, pueden ser benéficiosos o perniciosos para nuestros intereses.

Hoy te voy a dejar un ejercicio para que empieces a atraer abundancia y prosperidad a tu vida.
Copia, de tu puño y letra, la declaración que te presento a continuación y fírmala.
De esa manera, estarás indicándole a tu subconsciente que estás adquiriendo un compromiso, el compromiso de ser próspero y disfrutar de la abundancia.
Luego, cuando tengas un rato, busca ul lugar tranquilo, relájate y recíta en voz alta la declaración e intenta reforzarla con imágenes mentales que se identifiquen con lo que estás declarando.

Si practicas diariamente estas afirmaciones, aunque sea cinco o diez minutos diarios, tu subconsciente se irá familiarizando y acostumbrándose a esos pensamientos, y con el tiempo crearás el hábito de pensar siempre con sentido de abundancia, prosperidad o éxito.

Y, si mientras haces las afirmaciones, al mismo tiempo, las apoyas con imágenes mentales asociadas a esos pensamientos, se irán produciendo anclajes en tu subconsciente (convirtiéndose en creencias) con lo cual empezarás a atraer de manera automática abundancia y prosperidad a tu vida.

DECLARACIÓN PARA ATRAER ABUNDANCIA Y PROSPERIDAD

Yo, (tu nombre), merezco ser próspero.


Yo, (tu nombre), soy de gran valor, solo por ser Yo.


Yo, (tu nombre), soy amado por ser tal como Yo soy.


Yo, (tu nombre), estoy abierto a recibir dinero y amor.


Yo, (tu nombre), estoy creando una nueva relación con el dinero.


La prosperidad es mi estado natural.


La prosperidad me permite expresar completamente mi creatividad.


El dinero sirve a mi crecimiento, felicidad y creatividad.


Yo, (tu nombre) uso el dinero para expresar más mi espiritualidad en el mundo.


El dinero me ayuda a ayudar a otros.


Hay suficiente para todos, incluyéndome a , (tu nombre).


El mundo es un lugar abundante, fluyendo con amor.


Mi prosperidad hace prosperar a otros... su prosperidad me hace prosperar a .


Yo, (tu nombre), mientras más doy, más recibo.


Yo, (tu nombre) estoy dispuesto a recibir todo lo que me merezco.


Todo lo que Yo, (tu nombre), necesito está disponible de la fuente infinita del todo.


Yo, (tu nombre) estoy dispuesto a recibir dinero en abundancia como una expresión de amor y apoyo de la gente.


Yo, (tu nombre) expreso y experimento mi amor y creatividad en mi trabajo.


Yo, (tu nombre) disfruto al ganar dinero haciendo lo que me gusta.


Yo, (tu nombre) atraigo fácilmente dinero y abundancia por mi propia aceptación y confianza en mí mismo.


Mi imaginación creativa y mi conexión con la mente universal son una fuente ilimitada de ideas que hacen dinero.


Yo, (tu nombre) estoy dispuesto a recibir dinero por complacerme a mismo y dejar que mi vida sea fácil.


La única diferencia entre Yo, (tu nombre), y un millonario, es que mientras él está trabajando en su segundo, tercer o cuarto millón, Yo, (tu nombre), estoy trabajando en mi primero.


Yo, (tu nombre), merezco tener dinero.


El dinero fluye a , (tu nombre), fácil y sin esfuerzo.


Yo, (tu nombre), estoy agradecido con el dinero que tengo ahora.


Yo, (tu nombre), estoy recibiendo dinero de fuentes inesperadas.


Yo, (tu nombre), ahora, elijo la felicidad sin importar cuánto dinero tengo.

En otro post te proporciono una sesión de audio para reforzar este ejercicio: Audio Ejercicio: Atrayendo abundancia
Y, cuando notes que la abundacia, la prosperidad y el dinero fluyen hacia ti, no te olvides de compartir, así como yo comparto ahora contigo estos ejercicios.
Se feliz, prósper@, vive en la abundancia y contagia a todos cuentos puedas.



jueves, 23 de abril de 2009

Taller de crecimiento: 9.- ¿Águila o gallina?



No culpes a nadie


Mind the gap

Cualquier persona que haya viajado en el metro de Londres, el famoso “tube”, habrá escuchado, mientras esperaba en el andén la llegada de su tren, las palabras “mind the gap… mind the gap….” repetidas por la megafonía de la estación.
Con este mensaje, (más o menos, "cuidado con el hueco", en español), previenen al público para que no caiga en el espacio que queda entre el tren y el andén.

Todos hemos oído, más de una vez, relatos en los que el dolor está causado por la imposibilidad de lograr algo: la correspondencia amorosa de otro, la adquisición de algo muy deseado, el mejor puesto en una competencia, el reconocimiento de otras personas, la habilidad para ejecutar un instrumento, el éxito económico o intelectual, la belleza física etc. La lista puede ser tan larga, como los deseos humanos.

Analizando la constitución de estos deseos, vemos que siempre están originados en aprendizajes sociales acerca de lo que es valioso o no en cada cultura. Aún en los deseos que están relacionados con los instintos básicos (sexuales, alimenticios, o de supervivencia), el objeto de satisfacción está revestido por los determinantes de la cultura y varía en cada momento histórico.
No nos atrae sexualmente cualquiera persona, no comemos cualquier cosa aunque sea alimenticia, no siempre elegimos lo mas conveniente para vivir muchos años.

Y estos gustos además cambian en los distintos tiempos del desarrollo de nuestra cultura.

Pero, la no satisfacción de los deseos, acentúa la posibilidad de caer en la frustración, con las consecuencias sabidas de sentimientos de tristeza, depresión, enojo, ansiedad,...

Cuando no nos damos cuenta que lo deseado es algo que aprendimos a desear, que el objeto de nuestro deseo es arbitrario y además exageramos sus cualidades, lo alejamos de nosotros, instalamos una de las marcas que va a establecer el hueco.

Habitualmente, la idealización de un tipo de pareja, el obtener el primer puesto en una competición, conseguir el 100% de los votos en unas elecciones, disfrutar de una posición económica privilegiada, aparecen como parámetros necesarios para lograr la felicidad. Y eso establece la primera marca de nuestro hueco.

Pero, más habitualmente aún, se exagera de tal manera el objetivo, que se restringen las posibilidades de alcanzarlo.

Además, podemos agrandar el hueco si exageramos la otra marca, el punto de partida, es decir, si tenemos una imagen desvalorizada de nosotros mismos.

Si veo lejano el objetivo, porque lo he previamente idealizado y a la vez me veo pequeño, porque minusvaloro la imagen de mí mismo, el hueco es tan grande que el salto para salvarlo parece imposible.

Sin embargo, ambas marcas en el hueco son construcciones que hacemos con mecanismos psicológicos, en la mayoría de los casos, aprendidos.

Por lo tanto, podemos cambiar las sensaciones frustrantes y deprimentes, que nos produce el hueco, ya que las dos marcas que lo constituyen no son reales, sino parámetros construidos y aceptados por nosotros mismos.

El hueco cambia inmediatamente si cuestionamos sus marcas.

Primera marca: ¿Quién, dijo que tenemos que ser tan fantásticos para logar algo?

Segunda marca: ¿De dónde he sacado la idea de que soy un desastre?

Si pensamos que deberíamos volar, pero que, en lugar de hacerlo, nos arrastramos, sólo podemos deprimirnos. Sin embargo, alguien nos puede ayudar a darnos cuenta de que ni volamos, ni nos arrastramos, sino que simplemente caminamos, eso nos haría bien. Y ese alguien, por suerte para nosotros, somos nosotros mismos.

Hace tiempo me reí mucho con un chiste, que apenas hace reír a nadie:

Un hombre le pregunta a otro: “Oiga, ¿es Ud. bajito?

A lo que el otro, le responde: “No, es que estoy lejos”

Revisando los parámetros con que establecemos huecos en las distintas circunstancias de nuestra vida, podemos transformar metas que antes pensábamos inalcanzables en logros posibles, podemos descubrir que simplemente, solo con nuestro paso, vamos a conseguir cruzar el hueco.

Lograr la felicidad no es un salto imposible.