domingo, 10 de mayo de 2009

Autoprogramación 8: Reprogramar el subconsciente (1)

Hace 200 años se creía que las fobias eran incurables. Hoy sabemos que no son más que "muros" colocados en nuestro subconsciente, con lo que, si los retiramos, habremos terminado con las fobias.

Por ejemplo, la PNL (Programación Neuro-Lingüistica) es una ciencia que, usando técnicas de reprogramación del subconsciente, elimina fobias en menos de 15 minutos. De igual manera, la hipnosis elimina otros tipos de afecciones (partes del subconsciente mal programadas) en sólo unos pocos minutos o en pocas sesiones.

Otro ejemplo, hace 50 años se creía que las alergias eran una “cruz” con la que se tenía que cargar toda la vida. Hoy en día se ha demostrado que son otro "muro" más en nuestro subconsciente, una parte del cerebro mal programada. Con lo que usando las técnicas de reprogramación adecuadas, podemos hacer que la reacción del cuerpo ante determinados patógenos deje de ser tan perjudicial. Así que, por eso, cualquier ciencia o arte que use técnicas de reprogramación, puede eliminar alergias en 15 minutos o menos, sea esta la ciencia o arte que sea (PNL, Hipnosis, Reprogramación, Autoprogramación, etc.).

Cuando una persona cree que "tiene que estar gorda”, no se da cuenta de que eso es sólo un muro en su subconsciente.

Cuando una persona cree que "tiene que ser pobre", no se da cuenta de que eso es sólo un muro en su subconsciente.

Cuando una persona “tiene que vivir enferma”, no se da cuenta de que eso es sólo un muro en su subconsciente.

Cuando una persona vive sin amor, no se da cuenta de que eso es sólo un muro en su subconsciente.

Como hemos visto en apartados anteriores, no existe fracaso o éxito, sólo existen resultados y cada estrategia mental, da un resultado determinado.

Los límites no los sitúa cada uno. Porque los límites ¡tampoco existen! Así que si quieres algo, simplemente tienes que definirlo, y luego reprogramar tu mente, para que te permita obtener esos resultados. ¿Hay algo más fácil?

Al cambiar la forma en que el cerebro procesa los pensamientos, por medio de cambiar las improntas, convicciones, creencias y opiniones, obtendremos los resultados perseguidos.

Es decir, estaremos cambiando nuestro destino, pues en cuanto cambiamos el subconsciente, las circunstancias de nuestra vida cambian automáticamente.

Existen muchas formas de reprogramar el subconsciente, de hecho, lo hacemos cada día sin darnos cuenta (o quizás si), ya sea en mayor, o en menor medida.

Algunas de las herramientas con las que se puede modificar el subconsciente son:

1.- La experiencia de los años, o "método acierto error", también llamado el método del tiesto.

2.- La hipnosis

3.- La PNL (Programación Neuro-Lingüistica)

4.- Cualquier tipo de arte o fe que utilice rituales (ya hemos visto cómo y por qué funcionan)

5.- La autoprogramación.

La primera herramienta descrita es la experiencia. Una forma eficaz, pero muy lenta, tanto, que puede llegar a necesitar entre 10 y 20 años para alcanzar los resultados deseados.

En un entrenamiento normal, cada vez que se produce un acierto, creamos una opinión, la opinión de que hacer esa cosa de esa manera, es correcto. Y si tenemos un error, creamos la opinión de que hacerlo así es incorrecto. Así que, día tras día, año tras año, vamos fabricando cientos de opiniones, que, con el tiempo, se van uniendo para formar creencias. Creencias de como es correcto actuar, y como es incorrecto hacerlo. Con el paso de los años, esas creencias van juntándose, y creando convicciones acerca de como hay y como no hay que actuar. Y, con el paso de aún más años, esas convicciones se juntan, creando improntas cristalizadas, y forman las improntas que te definen.

Por medio de la hipnosis y la autohipnosis (en realidad, una y otra son lo mismo, ya que sin la colaboración de la propia voluntad, la hipnosis es imposible de practicar), se tiene la capacidad de, por ejemplo, entre otras cosas sobresalientes, anestesiar el cuerpo sin usar químico alguno, sólo el poder puro del subconsciente. Esto era ya sabido hace muchos siglos, pues se utilizaba ya en el antiguo Egipto. Sin embargo en 1940 se demostró científicamente en la universidad de Brooklyn, que el subconsciente tiene la capacidad de anestesiar el cuerpo, con más poder del que posee la anestesia química.

La aplicación de ese conocimiento tiene cotas casi ilimitadas De hecho, el Dr. Escudero (http://dr.escudero.com/), utilizó esta rama de los conocimiento de la hipnosis, para crear una escuela de pensamiento, la Noesilogía. técnica con la que opera desde 1972 en quirófano ¡sin anestesia! El paciente se mantiene totalmente consciente mientras el cirujano le abre, le corta, le opera, y le cierra ¡Y sin que este sienta ningún dolor! Y sin que se use ningún tipo de anestesia química. Sólo lo que él llamó "Anestesia Psicológica". Consiste en modificar el subconsciente del paciente, para que este no sienta dolor.

Los doctores Charcot y Berheim, demostraron que la fatiga, es decir, el cansancio muscular producido por el deporte, es algo totalmente psicológico ¡Por muy real que parezca! Un sujeto hipnotizado puede estar haciendo enormes cantidades de ejercicio, sin parar, comer, dormir, ni beber, durante días y días.

Esos mismos sujetos estudiados no podían hacer, normalmente, más de 30 minutos seguidos de ejercicio porque caían rendidos, pero bajo hipnosis, corrían durante días y días sin mostrar ningún signo muscular de cansancio. ¿Es esto algo nuevo? Por supuesto que no. Ya era sabido, desde la antigüedad, que una técnica lama consistía en que el lama pensaba "Quiero cruzar el país corriendo", cerraba los ojos y comenzaba a correr. Estaba corriendo durante semanas, meses,… sin parar, sin despertar, sin comer, sin beber ¡seguía corriendo!, hasta que llegaba al lugar de destino. ¡Totalmente fresco y descansado!

El Dr. Eysenck ha demostrado científicamente, usando dinamómetros, que bajo hipnosis se puede aumentar, fácilmente, la fuerza del sujeto en un 43%.

También Hille, Muller-Hegemann y Wend, de Leipzig, demostraron que el rendimiento muscular de los sujetos bajo hipnosis aumenta en forma espectacular, consumiendo mucho menos oxígeno.

Todo lo manda el subconsciente, todo es cuestión mental.
La hipnosis es una herramienta que nos permite introducir comandos directamente en la gran supercomputadora que es el cerebro.

Aquel que cree que en la vida hay límites está, por definición, condenado a utilizar métodos incorrectos y a cometer fallos.

Si queremos algo, (amor, salud, dinero,...), simplemente modificamos la programación del subconsciente, los valores del ordenador mental ¡Y lo obtenemos!

Los límites no son más que ilusiones, no existen. Son sólo malas configuraciones en el superordenador que es el subconsciente. Modifiquemos esos parámetros, y obtendremos aquello que deseamos. Los limites no existen, ya que en realidad, todo lo que obtenemos en nuestra vida es el resultado directo de la programación de nuestro subconsciente.

Como hemos aprendido, nuestro subconsciente es como un superordenador, y por tanto, admite comandos, ordenes e instrucciones.

Nuestro subconsciente es como un superordenador. Y es un superordenador tan potente, que no tiene límites. Así que, puede darnos todo aquello que deseemos, y proporcionarnos todas aquellas ventajas que podamos querer (que seamos capaces de creer), pero ¡cuidado! si lo programamos incorrectamente, los resultados pueden ser catastróficos.

Con sólo saber como introducir las órdenes apropiadas en tu superordenador, podrás tener acceso instantáneo a todos los poderes que los sabios y los yoguis han venido ostentando desde hace milenios.

¿Por qué ellos hacen gala de esos poderes? Simplemente, porque saben cómo introducir esa orden mental en su superordenador cerebral.

En próximos capítulos seguiremos analizando en profundidad las herramientas con las que se puede modificar el subconsciente.







Gracias. Sé feliz y contagios@ y no te olvides de soñar tu vida cada día